PEÑA LA RINCHA
   
  AJAMIL DE CAMEROS
  ¿Sabías que en Ajamil...?
 

 

El día 1 de julio día de San Simeón y el de San Marcos, las villas de Ajamil, Rabanera, Vadillos y la Avellaneda concurrían en procesiones hasta la antigua y desaparecida Ermita de San Simeón en donde cada una de las villas tenían la obligación de decir una Misa. En dicha ermita había dos imágenes una de San Simeón y otra de San Marcos, que según José Manuel Ramírez Martínez, en 1709 Pedro Domínguez;  “concertó las hechuras de las dos imágenes para la casa y eremitorio de San Simeón de Monte Real que serían luego policromadas por Sebastián del Ribero”.

 

 En Ajamil, según la estadística de la riqueza del año 1560, el número de hidalgos era de casi la mitad  de los vecinos censados 46%. Comentar que el exceso de hidalgos implicaba una presión fiscal dramática para los labradores pecheros que generalmente eran los de economía más precaria, y añadir que el régimen señorial suponía una triple tributación para estos al tener que contribuir y tributar por una parte al Conde de Aguilar ,por otra al Rey y por último a la Iglesia.           

 

El retablo fue desmontado en 1601 por amenazar ruina la iglesia, y vuelto a montar cuando esta se reconstruye en 1611. Repitiéndose la historia una vez más, en 2007 volvió a desmontarse por el mismo motivo, esta vez se aprovechó para  restaurarlo.

 

Los Ortega, influyente familia ajamileña, entre cuyos miembros encontramos los llamados familiares del Santo Oficio, en 1610, según Ernesto Reinares; “Martín de Ortega o Juan su hijo, informaron a la Inquisición de Logroño sobre la existencia de brujos y un aquelarre en Ajamil, siendo el único pueblo salpicado en todo Cameros con semejante acusación”.

 

En el siglo XVIII el famoso economista Eugenio Larruga, mantenía que la cabaña trashumante de Ajamil, Rabanera, Laguna, Cabezón, Torre y Muro ascendía a más de 160.000 cabezas, dato que rebate Ernesto Reinares.  Sencillamente porque no cabían en las 10.767 hectáreas, incluido el terrazgo de los seis términos municipales.   

 

En Ajamil, en el s. XVIII había 12.252 ovejas repartidas entre 15 ganaderos de las que 11.445 correspondían a Juan Manuel Crespo de Ortega ajamileño que llegó a convertirse en el hombre más rico de aquel Cameros a quien se le calculaban unos ingresos de 194.616 reales procedentes de sus ganados, frutales, casas, batán, lavadero de lanas, pajares, industria y comercio. Sus ingresos eran 11 veces mayores que los de la segunda persona más rica en Cameros.  

 

Juan Manuel Crespo de Ortega padre, probablemente construyó hacia finales del XVII o principios del XVIII el acueducto para llevar el agua a su lavadero de lanas, con su escudo de armas en el machón central.

 

El  ajamileño Manuel Martínez García llegó a ser Ministro del Rey Carlos III nuestro Señor en la Renta de Tabaco, no fue el único, ya que su hermano Domingo cinco años más joven que este, en 1799 llega a ser Consejero de Hacienda de S.M.  Carlos IV en el Tribunal de la Contaduría Mayor Contador del cargo y distribución de caudales de la Caja de Tesorería Mayor del Rey. Este último fue además uno de los fundadores de la Escuela de las Primeras Letras de Ajamil junto a Francisco de Llera Iñiguez .

Pero no queda ahí la cosa, un sobrino de estos Antonio Martínez Martínez se nos presenta como Consejero de Hacienda en la Secretaría de Estado y del Despacho de Hacienda de Fernando VII e Isabel II, en  dos breves periodos, uno en 1822 y otro  1833 este último, como vemos reflejado en el Reglamento del Libro de Actas de la Junta de la Vacada.

  





 
  Hoy habia 1 visitantes (2 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
CHOMI HERNÁN